Encuentro Red Vértice 2017: entrevista a Álvaro Martín Valcárcel

Entrevista realizada por Carmen María Carpena Ortega y corregida por María Armero Sabater.

 

Álvaro MartínÁlvaro Martín Valcárcel (Madrid, 1976) es presidente de la Unión de Correctores (UniCo), asociación a la que pertenece desde hace cuatro años. Anteriormente fue miembro de la junta directiva, a cargo de la vocalía de comunicación. Es licenciado en Ciencias de la Información,rama Periodismo, por la Universidad Complutense. Alterna su trabajo como corrector profesional y como redactor para diversos medios de comunicación. Tras empezar a formarse como corrector profesional (algo que nunca deja de hacer), su perfil periodístico le llevó a la corrección de revistas y publicaciones corporativas (se inició en las secciones de edición y cierre de varios periódicos). Ha trabajado para importantes editoriales españolas e hispanoamericanas y medios de comunicación, y actualmente es socio fundador de la empresa de servicios editoriales Se hacen libros, con sede en Ciudad de México.

 

Pregunta: ¿Cómo empezó UniCo siendo parte de la Red Vértice? ¿Qué quería conseguir?

Respuesta: Ya en el primer encuentro de asociaciones que se organizó para crear lo que luego sería Red Vértice, UniCo estaba presente, gracias a la invitación de Asetrad. La idea era conseguir una alianza solidaria entre una amplia variedad de profesionales del lenguaje, y por eso tenía que contar con la representación de los correctores.

En lo que respecta a lo que se quiere conseguir, del mismo modo que hemos dado apoyo a muchas iniciativas de la Red, sus asociaciones han defendido nuestras propuestas y nos ayudaron en los momentos más críticos. Como afirma nuestro primer presidente, Antonio Martín, que estuvo en su nacimiento, «Red Vértice es un caso clásico de “la unión hace la fuerza”».

 P: ¿Qué cambio ha supuesto en vuestra organización formar parte de esta red de asociaciones?

R: En UniCo somos fans de Red Vértice. ¿Una red en la que están compañeros de profesión o sectores afines, con asociaciones de tipo generalista, especializado, regionales, nacionales, internacionales… ¿Dónde hay que firmar? Las posibilidades de intercambio de conocimientos y experiencias, de generación de proyectos entre asociaciones, de que los colectivos más pequeños o con poco recorrido aprendan de los más consolidados, de aunar esfuerzos para defender a nuestros respectivos asociados… son infinitas. Yo siempre digo que Red Vértice es para UniCo un filón. Por eso merece el esfuerzo de añadir el trabajo que genera al que hacemos cotidianamente en nuestras asociaciones. Como encima nos llevamos bien, no es de extrañar que los encuentros anuales sean muy enriquecedores. En este de Barcelona, que ha organizado UniCo junto a IAPTI, se ha decidido que el de 2018 se celebre en Madrid, y correrá a cargo de nuestros compañeros de AICE.

P: Como comentabas, en el encuentro de la Red Vértice de este año habéis sido anfitriones, junto con IAPTI. ¿Cómo habéis afrontado la organización de un encuentro tan importante?

R: Con mucha responsabilidad y con ganas de hacerlo bien. Por dos razones principalmente. En primer lugar, porque es el acto anual en el que podemos coincidir con el resto de colegas, conocer a nuevos miembros de las juntas directivas…; es decir, que tiene un importante componente humano. Y en segundo, porque se trata de 40 personas que vienen desde todos los puntos de España, cediendo su tiempo personal a la Red Vértice, y cuyas asociaciones hacen un importante esfuerzo económico. ¿No son estas razones suficientes para tratar de hacerlo bien?

En cuanto a la organización, la mayoría de los recursos de UniCo, de las personas que componen la junta directiva, están en Madrid, pero tenemos la suerte de contar con nuestra vicepresidenta y con gran parte de los integrantes de nuestra comisión de formación en Barcelona, y eso ha sido vital para gestionarlo. Además, el próximo 28 de octubre organizaremos también en la capital barcelonesa el 2.º Encuentro Nacional de Correctores (ENC2), así que podría decirse que esta reunión nos ha servicio de «tubo de ensayo».

P: ¿Qué temas han sido clave en el encuentro Red Vértice de 2017?

R: Entre todos los temas en los que se ha trabajado, que han sido muchos, los más importantes han sido los relacionados con las distintas comisiones de trabajo que, como AETI y las propias asociaciones que forman la Red Vértice, hacen que el colectivo funcione. La complejidad de la red, la heterogeneidad de sus miembros, hace que la coordinación sea difícil pero a la vez muy fructífera. Estas comisiones van desde la creación de un código de buenas prácticas profesionales común para todas las asociaciones, al  establecimiento de políticas de comunicación, de grupos de trabajo para transposición de directivas relacionadas con la interpretación judicial e incluso  exploración de nuevas vías de integración para la red. Además, a iniciativa de ACE Traductores, se ha creado una comisión/observatorio que estará atenta a la información que recibís los estudiantes de Traducción e Interpretación en los distintos foros académicos y asociativos, para que sea lo más veraz y útil posible.

P: ¿Cómo empezaste en el mundo de la corrección?

R: Como algunos de mis compañeros, provengo del mundo de los medios de comunicación, de la prensa escrita. Mi contacto con la corrección se inició en las secciones de edición y cierre de los periódicos. Muchos de los correctores vienen de los estudios de la filología, pero, ojo, un filólogo no es un corrector. Además, como hemos podido comprobar en este encuentro de Red Vértice, hay magníficos correctores que vienen de disciplinas tan alejadas como la biología o la medicina. Al no existir una carrera (aunque se comienza a hablar de grados e iniciativas similares, como el que trata de poner en marcha la universidad Rovira i Virgili), los caminos que te llevan a ser corrector profesional son muy dispares. Sean cuales sean tus orígenes, lo importante es que estés permanentemente formándote, bien para aumentar tus conocimientos y actualizarlos, bien porque te especialices en un tipo de corrección. Un corrector, como un médico o un periodista, no puede dejar nunca de formarse.

P: ¿Qué cualidades crees que tiene que tener un buen corrector?

R: Formación, minuciosidad, precisión…, pero también aspectos más «mundanos» como capacidad de negociación con el cliente. Cada corrector tiene su propia opinión. Así, Lorena Martínez, correctora y miembro de la junta directiva de UniCo, cree que ha de poseer «amplios conocimientos en gramática, sintaxis, etc., así como organización, disciplina, tesón, capacidad para entender las necesidades y preferencias del cliente y capacidad para armonizar los textos, entre otros». Por su parte, Mercedes Tabuyo, correctora y también miembro de la junta directiva, cree que un profesional (su vocalía es Profesionalización) debe tener «conocimientos de sintaxis, ortografía, gramática… También ojo crítico, meticulosidad, disciplina y constancia. Y, por supuesto, amor por el lenguaje, las letras y la lectura». Esto es clave: antes de atreverse a corregir hay que haber leído mucho…, lo que no significa que alguien que lea mucho sea automáticamente un buen corrector (como muchas personas erróneamente piensan).

P: Por último, ¿qué consejos darías o qué recursos recomendarías a los estudiantes que quieren dedicarse a la corrección?

R: Como dice Judit de Diego, nuestra vicepresidenta, un corrector nunca deja de ser estudiante; es necesario refrescar los conocimientos sobre la norma y los usos de la lengua, ya que esta evoluciona continuamente. La formación que organizan las asociaciones de correctores es un pilar básico, pues es impartida por profesionales del oficio. Esto asegura una guía para el futuro autodidactismo del corrector (así como la posible especialización en un tipo de textos), además de un conocimiento práctico de su realidad laboral.

Junta directiva en marzo de 2017 (en el centro)